20 junio, 2015

Divina Shangay

Cuenta la leyenda que hubo un tiempo que una ardilla podía ir de una punta a la otra de España saltando de árbol en árbol. Cuesta de imaginar ¿verdad?.
Suena maravilloso.
Con un trancazo descomunal, estoy encerrado en casa, con sobredosis de paracetamol y de tisanas calientes, reposando un sábado tarde. Aprovecho para ordenar todo aquello que tengo en cajas, y me estoy entreteniendo leyendo revistas Shangay antiguas.
Suena también maravilloso.

Hubo un tiempo que podías leer un ejemplar de esta fantástica revista y también podías ir de la portada a la contraportada saltando de la ilustración de Madonna, en la primera pagina, al poster central de Madonna, pasando por la obligada pregunta sobre Madonna a todo aquel artista que concedía una entrevista y acabando por el nombre de Madonna en las Listas de éxito de Shangay o su omnipresencia en el Horroroscopo. Era una delicia leerte de cabo a “rabo” la revista completa con la seguridad de tener a la Divina como muy presente. Nunca tenias que saltarte una pagina. Comparte esto en las redes sociales si viviste aquellos años…