True Blue

01 - true blue

True Blue / 30 junio 1986 / 25.000.000 de copias vendidas en todo el mundo

Siempre se ha dicho que el tercer álbum de un artista es determinante para saber cómo será su carrera y a Madonna en 1986 le había llegado ese momento. Después de una exitosa gira por Estados Unidos y tras haber participado en su segunda película como protagonista junto a su famoso y problemático marido Sean Penn, Madonna se había puesto manos a la obra para grabar lo que sería su reafirmación en el mundo de la música pop.

En una de las ruedas de prensa que Madonna dio durante la producción de “Shanghai Surprise” anunció que ya estaba trabajando en su próximo LP que llevaría como nombre “Live to Tell” y pocos meses después apareció bajo ese título su nuevo single. El adelanto del álbum de Madonna aparecía por primera vez en forma de balada y llegaba tres meses antes de que lo hiciera el disco. El tema llegaba firmado por Patrick Leonard, creador del 50% del disco. Todo parecía que este trabajo traería grandes cambios. Para empezar, Madonna aterrizaba con un cambio radical en su imagen y lo hizo con un tema que muchos califican como de los mejores de su carrera hoy en día. Aunque el single tema fue destinado en un primer momento para el film “Fuego con Fuego”, finalmente apareció como el tema principal de la película “At Close Range” (“Hombres frente a frente”) que protagonizaba Sean Penn y que dirigió James Foley. Foley fue el mismo que dirigió el clip y que entremezclaba imágenes de la propia Madonna cantando el tema de manera intimista con las de la película, todo en un escenario negro y solamente iluminado para dar luz a Madonna. Entre la cantante y el director surgió una especie de amistad y tras Madonna cederle el tema para su película, él dirigió sus dos siguientes videos y la llamó para que protagonizara su siguiente película “Who’s That Girl”. La nueva Madonna había llegado y todo el mundo la esperaba. Su pelo alisado con breves ondulaciones, menos rubio platino y un vestido bastante recatado para lo que Madonna nos tenía acostumbrados era todo lo que pudimos ver de cómo sería lo que estaba por llegar, aunque para el disco había que esperar algo más de tres meses aún. Para centrarse en la profundidad del tema y la sobriedad de Madonna, la portada y la contraportada del single se basaron en unas fotos tomadas del clip y como cara b se incluyó la versión instrumental de la canción. “Live to Tell” consiguió un nuevo número 1 para Madonna en Estados Unidos y un 2 en Inglaterra, además de convertirse en un mega éxito en toda Europa.

Tres meses después, ya en junio de 1986 apareció el segundo single del tercer disco de Madonna que ya tenía nombre, se llamaría “True Blue”. El sencillo elegido fue “Papa Don’t Preach”, tema con el que se abría el disco que saliera 19 días después que este segundo sencillo. Todo lo que “Live to Tell” calmó al público, “Papa Don’t Preach” lo derribó de un soplo y se convirtió en un éxito en todos los sentidos. En las listas de ventas llegó al número 1 en la mayoría de la listas de ventas y fue tal su repercusión que debido a la cercanía que tuvo con la salida del disco, muchos lo consideraban como el primer single del mismo. Pero si el éxito comercial fue grande, la controversia que creó no fue menos. La canción rozaba un tema bastante escabroso como era el aborto y por eso muchos grupos feministas y religiosos pensaron que Madonna se estaba metiendo en donde no debía y con el single llegó su segundo escándalo mundial. Para la promoción del tema se contó de nuevo con James Foley para dirigir el videoclip en el que aparecía el actor italiano Danny Aiello y en el que podíamos ver a una Madonna con el pelo corto y con el rubio platino que le acompañaría en muchos éxitos a partir de ahora. Con todo esto, el clip se dedicó a arrasar en entregas de premios como los MTV VMA y los American Music Awards. Tanto fue el éxito del clip que fue el primer video-single que lanzó Madonna en una tirada limitada que incluía en formato video-cd el videoclip, sólo reproducible en Laserdisc, reproductores de VCD y ordenadores. El tema estaba compuesto por el inseparable Bray, que junto a Leonard crearon el fantástico disco. La portada del single fue una imagen de Herb Ritts, autor de la grandiosa portada del disco con la que consiguió consagrarse. Por otro lado, la contraportada del single cogía la idea por primera vez de incluir la letra de la canción del tema. Como cara b apareció en Estados Unidos el tema “Pretender”, que ya hizo lo propio en el single “Material Girl”, mientras que en Europa fue “Ain’t no big deal” siendo así la primera vez que se incluía un tema inédito de Madonna dentro de un single.

“True Blue” ya estaba en la calle y las ventas se dispararon. Madonna estaba en todos lados, en todas las revistas, en todos los programas de música y en las noticias de todo el mundo. La portada de Ritts llenaba las tiendas de discos y todo el mundo quería una copia de ese disco en el que aparecía la cara de Madonna en primer plano en esa foto tomada originalmente en blanco y negro y repintada con tonos azules. Curiosamente, las primeras tiradas del disco no incluían el nombre ni de ella ni del disco, tan solo la foto de Madonna. La contraportada del álbum incluía los títulos de las canciones escritas a mano por Jeri Heiden, diseñadora de cabecera de Madonna a partir de este momento. El fenómeno Madonna crecía sin parar.

Pasado el verano del 86, llegó el tercer single de “True Blue” que no fue otro que la canción que le daba título al álbum. Era una pista muy estilo 60 que continuó con la estela de los buenos puestos que Madonna estaba cosechando. Son muchos los que afirman que este tema fue escrito e inspirado en su marido y puesto que el matrimonio terminó de la peor manera posible y poco tiempo después, Madonna relegó la canción al olvido sin tan siquiera aparecer en el recopilatorio que se lanzó años después “The Immaculate Collection”. Para la portada del single se volvió a utilizar una foto de la sesión de Ritts pero que esta vez quedó en blanco y negro.

Como cara b hubo diferencias. Mientras que en USA optaron por sacar el inédito “Ain’t no big deal” que ya salió en este mismo lugar en el anterior single de Europa, aquí optaron por recuperar un tema que le pegaba muy bien al single, “Holiday”. En cuanto al maxi, Shep Pettibone, que más tarde se haría famoso por crear “Vogue”, firmó un remix que también fue incluido en la re-edición remasterizada del disco que se editó en 2001. Llegaba aquí Shep Pettibone al universo Madonna.

Para potenciar las ventas de la marca “Madonna”, Warner lanzó en edición limitada un vinilo de 7” de color azul transparente, muy acorde con el tema. En cuanto al videoclip, existieron dos versiones. En Estados Unidos, MTV realizó un concurso en el que todo el mundo podía hacer su versión del clip y el que fuera resuelto como ganador sería emitido por el canal. En el resto del mundo se promocionó con el azulado clip de James Foley de estética americana en los años 50. Todo lo que Madonna tocaba se convertía en éxito y “True Blue” llegó al 3 en Estados Unidos y al 1 en Reino Unido, nada mal para ser el tercer single del álbum.

Pero el éxito del disco no iba a terminar aquí y en noviembre llegó el cuarto single. Tardó poco en salir en USA, sólo un mes después del single anterior ya que la promoción que tuvo el anterior sencillo no fue muy extensa. Por aquellos días Madonna se encontraba grabando su nueva película, una comedia encargada por ella misma y que quería utilizar como medicina ante el fracaso de su anterior cinta “Shanghai Surprise”. Warner veía como el disco se vendía sin parar y por eso no quiso parar la promoción y por ello salió como single “Open Your Heart”. El sencillo fue todo un éxito en ventas y se presentó con un magnífico videoclip dirigido por Jean Baptiste Mondino, con quien colaboraría en el futuro en otros clips. Y el video en cuestión fue el culpable de poner a Madonna de nuevo en el ojo del huracán, ya que en él aparecía enamorando y besando por encima de los labios a un menor. Fue tanta la polémica que se creó que el actor que aparecía en el video no pudo salir de gira al año siguiente y tuvo que buscarse a otro. El impacto visual del clip fue muy alto. En él aparecía Madonna con peluca morena, bailando en un peep show y con un corsé con conos en los pechos y del que colgaban flecos por la punta, un diseño que usaría en su siguiente gira. Toda esa mezcla dio como resultado un éxito indiscutible. Tanto la portada como la portada del single usaban fotos del clip, hecho que sólo había usado en su anterior single “Live to Tell”. La cara b internacional del single fue “White Heat”, un tema del álbum que podría considerarse como el previo “Gang Bang”. Sin embargo, en UK se consideró otro tema como cara b y apareció “Lucky Star”. En la contraportada de este single también aparecía la letra de la canción y para el maxi se usaron varios remixes de los que salió la versión que Madonna utilizara para el directo de su siguiente gira. La canción tuvo un éxito indiscutible y en Estados Unidos se volvió a conseguir el número 1. Pero todavía no había acabado aquí el fruto que se le iba a sacar al álbum.

Y es que para el single final se habían guardado un plato fuerte. Ya estábamos en el segundo mes de 1987, un año increíble para Madonna y sus fans y fue entonces cuando salió el último single del disco, que no fue otro que “La Isla Bonita”. Habían pasado las navidades y con ello el descanso en la grabación del nuevo film de Madonna, un tiempo que M aprovechó para programar su siguiente tour. Fue el momento en el que Warner decidió lanzar “La Isla Bonita”, otro de los temas que se convertirían en marca-Madonna para el resto de su carrera. Al igual que el tema, el videoclip marcó un antes y un después en la carrera de Madonna, pues fue aquí donde comenzó a adoptar diferentes roles. El toque latino que M empezaría a usar hasta hoy en día dio su pistoletazo de salida con este video. La directora del clip fue de nuevo Mary Lambert, que volvió a trabajar con Madonna después de haber firmado los clips de “Like a Virgin” y “Material Girl”. La portada del single era bastante singular. Ahí aparecía Madonna en una foto de Herb Ritts también con toques latinos y que salía de una sesión promocional que M creó para la marca de aparatos de video Mitsubishi, para los que 9192289968_e459877e1d_btambién firmó una campaña promocional con varios anuncios de televisión. El diseño de la portada también corrió a cargo de Jeri Heiden, que se quedaría realizando esta labor en singles y discos hasta “The Immaculate Collection”. “Open Your Heart” estaba firmado por Patrick Leonard y en la cara b incluyeron un remix del tema principal. Dejaron así sin usar el gran “Where’s the Party” pensando en un siguiente single, pero el tiempo se le echó encima y tuvieron que para la promoción del disco debido a la llegada de la nueva película y su banda sonora. “La Isla Bonita” fue un éxito indiscutible y consiguió el 4 en el Billboard americano, el 1 en Inglaterra y el 8 en España.

Cinco fueron los singles maravillosos que salieron de este álbum, a cada cual mejores. Quitando los que fueron sencillos y los que aparecieron como cara b, sólo “Where’s The Party”, “Jimmy, Jimmy” y “Love Makes the World Go Round” se quedaron sin lanzamiento promocional y solo para ser descubiertos por los compradores del disco, cosa que no hacía para nada que los temas quedaran en el olvido. De hecho, la certificación del anterior álbum estaba en 21 millones de ventas, pero “True Blue” alcanzó los 25 millones. Estaba claro que la prueba de fuego del tercer disco había sido superado de largo y 1987 no había hecho nada más que comenzar.

Tracklist

1. Papa Don’t Preach 4:29
2. Open Your Heart 4:13
3. White Heat 4:40
4. Live to Tell 5:51
5. Where’s The Party 4:21
6. True Blue 4:18
7. La Isla Bonita 4:02
8. Jimmy Jimmy 3:55
9. Love Makes The World Go Round 4:31